Una de las principales preocupaciones de las empresas para captar y retener el talento es ofrecer salarios atractivos y competitivos a sus trabajadores. Sin embargo, en un contexto económico tan volátil como el actual y con constantes incrementos de la presión fiscal para determinados niveles de renta, los departamentos de recursos humanos deben buscar otras fórmulas para conseguir mantener o aumentar su eficiencia retributiva y el nivel de satisfacción de sus empleados. Una de las alternativas a la retribución fija y variable que más ha crecido en los últimos años es la retribución flexible o salario en especie. 

¿En qué consiste?

La retribución flexible o salario en especie es una forma de compensación que consiste en el intercambio de hasta un 30% del salario bruto anual del empleado por servicios exentos de IRPF y que tienen un impacto positivo en el día a día de los trabajadores, como pueden ser el cheque restaurante, seguro médico, tarjeta transporte o cursos de formación. De este modo, el empleado puede maximizar su sueldo mensual gracias a la obtención de interesantes reducciones fiscales, al mismo tiempo que disfruta de una mejor conciliación de su vida laboral y profesional. 

Por lo tanto, podríamos definir este modelo retributivo como la oferta de un servicio, derecho o bien ofrecido a todos los trabajadores de una empresa ya sea de forma gratuita o a un coste inferior al precio de mercado, gracias a que el empleador puede negociar el precio de forma colectiva consiguiendo un precio sensiblemente inferior al que se pagaría si el servicio se contratase de forma individual. Esto es lo que comúnmente se conoce como economía de escala. Como además no incrementan los costes de personal de la empresa, en principio la retribución flexible es beneficiosa tanto para el trabajador como para esta.

Supuestos más habituales

Con independencia de si la empresa se encuentra en territorio común o foral y de la normativa fiscal vigente de cada Comunidad Autónoma, algunos de los ejemplos más habituales de retribución flexible que las empresas ofrecen son:

  1. Seguro de salud 
  2. Cuotas de gimnasio
  3. Ticket de restaurante y comedores subvencionados
  4. Los cheques guardería o escuela infantil
  5. Ticket de transporte
  6. Cursos de formación
  7. Acciones de la empresa

¿Quiénes pueden solicitar la retribución flexible?

Todos los empleados, independientemente de su posición, tienen derecho a configurar su plan de retribución flexible. No existen restricciones, es abierto y 100 % voluntario.

Principales beneficios para la empresa

  1. La empresa puede aumentar la retribución neta de sus empleados sin aumentar los costes salariales.
  2. Permite mejorar los niveles de atracción y retención de talento ofreciendo servicios adaptados a las necesidades de cada empleado.
  3. Incremento de los niveles de satisfacción de los empleados que pueden diseñar y estructurar su retribución de forma individualizada.